Opinion Agexport

La Asesora Legal de la Gerencia de Competitividad de AGEXPORT, Ana Contreras, presenta su columna de opinión publicada en el medio de comunicación Diario de Centro América.

El sector de servicios está en constante expansión, y esto se ve reflejado en el crecimiento de las exportaciones de software, servicios de laboratorio, turismo sostenible y de salud, contenido digital, así como en la subcontratación o externalización de procesos de negocios (en inglés BPO), de las cuales, según los datos estadísticos de AGEXPORT, en el 2018 Gua-temala alcanzó los 3 mil 600 millones de dólares.

¿Pero, por qué apostarle al desarrollo de los servicios? La evolución de la tecnología es constante; el rubro de los servicios ha reflejado un franco ascenso a nivel mundial como mercado con alto potencial.

Guatemala ofrece altas ventajas competitivas a nivel internacional, tales como las capacidades bilingües y las aptitudes del recurso humano; la proximidad cultural y geográfica hacia territorios como Estados Unidos, país que más demanda de estos servicios.

Sin embargo, es importante promover la aplicación de normativas, como la Ley de Fomento y Desarrollo de la Actividad Exportadora y de Maquila, Decreto No. 29-89 y cuya última reforma fue realizada a través de la Ley Emergente para la Conservación del Empleo, Decreto No. 19-2016, la cual tiene como uno de sus principales objetivos la exportación de servicios.

Al amparo de esta norma podrán calificarse todas aquellas personas, individuales o jurídicas, que brinden servicios vinculados a las tecnologías de la información y comunicación, que ofrecen los centros de llamadas o centros de contacto, desarrollo de software y contenido digital, siempre y cuando los presten a personas no residentes en el país; es decir, cuando los exporten.

Entre los beneficios de la ley se encuentra la exoneración de derechos arancelarios e Impuesto al Valor Agregado a la importación de maquinaria, equipos necesarios para su operación y la exoneración del Impuesto Sobre la Renta por el plazo de 10 años, entre otros.

No obstante, este sector aún es muy nuevo, por lo cual son necesarias otras acciones paralelas que lo consoliden, como la suscripción de acuerdos para aminorar la doble tributación internacional y, no menos importante, una ley de comercio electrónico con reglas claras que faciliten el intercambio de servicios.

La innovación y la vocación exportadora proyecta a Guatemala hacia una diversificación del comercio de los servicios.

Ana Contreras
Ana Contreras
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.