Impacto Rural

Con nueve años en el mercado, el restaurante Brulé es un referente de la buena cocina en Quetzaltenango. De atender personalmente cuatro mesas, el chef Sergio Rivas ha pasado a tener tres restaurantes.

En 2018 cuando abrieron su segunda sucursal y con miras a abrir la tercera, el proyecto de USAID- Creando Oportunidades Económicas -intervino para fortalecer su modelo de negocio.

Cuando conocimos el proyecto atravesábamos complicaciones administrativas, nos pusimos a abrir restaurantes y nos faltaba orden, teníamos muchas cosas en el aire. Recuerda Rivas.

En el área administrativa gastronómica, USAID apoyó al equipo gerencial para sacar costos con medidas exactas por receta, definir procesos, escribir manuales, ordenar el almacenaje, optimizar sus cuartos fríos, entre otras acciones.

Nos dimos cuenta de que estábamos amarrados con proveedores que nos vendían más caro, descubrimos los platillos donde perdíamos y también cuáles dejaban buen margen de ganancia. Ahora tenemos agendadas actividades como el mantenimiento de maquinaria, antes llamábamos al técnico cuando la máquina estaba parada, generando pérdidas. Reveló  Rivas.

Al estabilizar el área administrativa gastronómica, se pasó a trabajar al
área administrativa operacional para hacer funcionar tres sistemas, uno de
cobros para cada punto de venta, el segundo, de inventarios contra ventas, y
finalmente hacer eficiente el recurso humano.

En el proceso Brulé creó una nueva empresa que se encarga de las
compras, procedimientos y distribución a los tres restaurantes, compró un
vehículo de distribución y contrató el doble de su personal, de 19 trabajadores,
hoy cuenta con una planilla de 38 colaboradores.

La segunda parte de la intervención de USAID fue el trabajo con la marca, “sabíamos que teníamos demanda, pero no sabíamos dónde estábamos parados como marca, cómo nos catalogaba la gente, que concepto tenía de nosotros y tampoco teníamos un plan como marca. Indicó Rivas

El estudio de mercado descubrió que Brulé era la quinta opción en
restaurantes de Quetzaltenango, les dejó una evaluación sobre los medios
efectivos para publicitarse y un mapa de sectores viables para expandirse en
franquicias. 

En 2019 Brulé cerró con un crecimiento anual en ventas de 70 por ciento. En 2020 se plantearon la meta de duplicar sus ventas y uno de los pasos para lograrlo lo dieron en diciembre de 2019 cuando mudaron una sus sucursales a un espacio con capacidad para 325 comensales y parqueo para 25 vehículos. “Nosotros habíamos crecido a base de prueba y error, sin el apoyo del proyecto yo creo que este crecimiento que tenemos nos hubiera salido unas 10 veces más caro, y nos hubiera tocado por el camino largo con pérdidas y sacrificios. Puntualizó el Chef.

Víctor López, gerente (izq.) fue parte del equipo que USAID capacitó para apoyar el trabajo del chef Sergio Rivas (Der.) en Brulé, cuyo crecimiento en nueve años los ha llevado a una planilla de 38 trabajadores, 19 de ellos durante la intervención del proyecto Creando Oportunidades Económicas.

Desde 2018, AGEXPORT y la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (FUNDESA) forman parte del consorcio del proyecto Creando Oportunidades Económicas en el Altiplano.

Andrea Vides
Andrea Vides
Guatemalteca, periodista desde hace 9 años. Apasionada por la comunicación. @avides_vgt
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.