Tendencias y Negocios

Por: María Inés Valle Balsells
Analista de Admisibilidades y Normas Técnicas del Departamento de Desarrollo de Mercados y Promoción Comercia
l

“Ganas fuerza, valor y confianza con cada experiencia que superas. Así que debes hacer lo que crees que no puedes hacer”—Eleanor Roosevelt (Primera Dama de los EE.UU. entre 1933 y 1945)

¿Por qué comenzar este artículo con una frase motivacional?

En Guatemala y el mundo entero enfrentamos, hoy en día, momentos retadores. No podemos negar que la pandemia del COVID-19 ha venido a cambiar a nuestro entorno, colocándonos a todos en una posición desafiante. Requerimos, tanto en el plano laboral como personal, de mucha sabiduría, templanza, innovación, trabajo en equipo, continua preparación, positivismo para hacer frente a una situación que marcará un antes y un después.

¿Paralizarnos? No, esa no es una opción… ¿Movernos? ¿Ver una oportunidad en el horizonte y tomar fuerzas? ¡Eso sin duda, sí lo es!
Pero…desde el plano regulatorio y normativo ustedes se preguntarán ¿cómo deben actuar los exportadores? Los consumidores internacionales constantemente cuestionan si el Coronavirus (COVID-19) puede transmitirse a través de productos alimenticios importados de países o áreas en donde se ha manifestado el virus.

La respuesta es que no existe una evidencia científica que compruebe que el COVID-19 llegue a transmitirse por alimentos importados o productos importados de consumo diverso. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), una vez los países avancen en la implementación de medidas que detengan la pandemia del COVID-19, hay que tener especial cuidado en minimizar, lo más posible, las repercusiones en el suministro de alimentos o en las “consecuencias imprevistas en el comercio mundial y la seguridad alimentaria”.

Es decir, se debe garantizar que ninguna de las normas y regulaciones en el comercio internacional limite el flujo correcto de la cadena de suministro de los alimentos y pueda llegar a causar escasez.

Por su parte, agencias regulatorias como la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos indica que las normativas requieren de acciones para controlar los riegos en los colaboradores en las fábricas de alimentos. Es decir, que desde el origen del producto deben existir suficientes medidas que garanticen la inocuidad de los alimentos.

Es por ello que la FDA menciona que es de suma importancia continuar aplicando los requerimientos de la Ley FSMA para así controlar posibles riesgos asociados con colaboradores que sufran de alguna enfermedad, sin importar el tipo de virus o bacteria de la que se trate. Al igual la Ley FSMA menciona la necesidad de mantener sanitizadas las fábricas y superficies que estén en contacto con alimentos.

Un hecho real es que se deben tomar medidas extremas de higiene para proteger a los trabajadores y a los productos. Reiterar la necesidad de aplicar medidas de higiene y cuidado en los campos, fábricas y transporte. Es decir, en la cadena completa.

Loading...

Loading…


¡Sigamos haciendo de Guatemala un país exportador!

Inés Valle
Inés Valle
Internacionalista. Fanática por la lectura, la fotografía y Guatemala. @inteligencia_me
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.