¿Lo habría hecho diferente si hoy se me planteara otra opción?

187
0

Esperando en el aeropuerto a mi hijo luego de más de 15 horas entre vuelo y tránsito, y con más de 9 meses de no verle; en medio de la ilusión del reencuentro, me encontré llena de nostalgia, reflexionando en como la vida pasó tan rápido,  añorando todos los momentos en los que no estuve presente y hubiera querido estar para compartir con él cuando aún era viable;  WOW todo lo que me perdí de mi vida como madre…

Con  lágrimas en los ojos me sentí nuevamente invadida por esa sombra de culpa que me ha acompañado y que he tratado de ocultar o pelear desde el momento que empecé a ser madre y trabajadora.  La gran pregunta ¿Lo habría hecho diferente si hoy se me planteara la opción?

La verdad no es fácil encontrar una respuesta, no solo porque no tuve la opción, tenía que proveer para mis hijos,  sino porque realmente al igual que muchas mujeres desde muy pequeña me imaginé creando, produciendo, aportando a la sociedad desde otra perspectiva más que la de madre,  siendo independiente. Siempre tuve sueños personales que incluían esta faceta,  con “attaché” de papá y tacones de mamá jugaba desde muy pequeña a la mujer de negocios.

Realmente lo ideal hubiera sido encontrar una fórmula perfecta para combinar estos dos roles de una manera más equitativa, que en lugar de consumir 8-10  horas diarias como mínimo,  el trabajo pudiera ser de tiempo parcial y así poder disfrutar lo mejor de los dos mundos,  sin dejar de cumplir con mis obligaciones en ambos.

Sé que muchos están pensando, lo ideal no existe, tendrías que haber escogido entre una u otra,  pero mi  respuesta es ¿por qué?  ¿Sí, por qué las mujeres tenemos en  nuestro país que decidir entre dos mundos el corporativo y la maternidad  en lugar de complementar ambos?  Estoy segura que esta es una inquietud que muchas mujeres especialmente las de las nuevas generaciones se han planteado y han deseado.

Para poder lograrlo sería necesario que se diera la ratificación del Convenio 175 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) – Trabajo a Tiempo Parcial por el Congreso de la República.  El objetivo de este convenio es promover que el trabajador devengue un salario por hora dentro del marco de un trabajo formal con prestaciones de ley.  Esta acción sería trascendental para poder dar un paso hacia la flexibilidad laboral que las mujeres como yo y muchos otros grupos en necesidad añoran.

Para serles honesta este tema lleva en discusión 3 períodos de gobierno, incluyendo el actual,  y a pesar de los muchos esfuerzos que se han hecho desde las cámaras, tanques de pensamiento y otros grupos de interés no se ha logrado mayor avance;  a mi parecer –he estado en tiempos del diputado Mariano Rayo representando a la industria privada en las ponencias- ha sido por falta de adecuada información para lograr consenso de los grupos de interés.

El convenio 175 de la OIT se fundamenta en la necesidad de los ciudadanos en edad productiva de contar con un empleo libremente elegido, la importancia que tiene para la activación de la economía de un país el trabajo por tiempo parcial,  y la apertura de nuevas posibilidades de empleo, asegurando la protección de los trabajadores con condiciones adecuadas  y en seguridad social.

Los países que han ratificado dicho convenio han visto grandes beneficios en la creación de nuevas fuentes de empleo y nuevas opciones que permiten entre otras: un segundo  ingreso familiar, la introducción al mercado laboral de más mujeres y jóvenes, un empleo de temporada, mayor participación en la productividad de personas de la tercera edad, y por supuesto una gran oportunidad para las madres trabajadoras permitiéndoles una oportunidad para  encontrar el balance ideal entre trabajo y familia (que nos solo es necesario para la madres sino también para los hijos).

Además en nuestro país contribuiría a que los más de 4.2 millones de empleos informales (72%)  tuvieran opción a contar con las condiciones mínimas establecidas en la ley: indemnización, seguridad social y vacaciones.

Hoy desde la nostalgia de una madre que hubiera deseado que existiera esta ratificación mientras crecían sus hijos, y sin mucha energía luego de tantas horas de esperar la llegada de mi amado hijo, deseo que la actual Ministra de Trabajo,  Aura Leticia Teleguario,  persona con gran capacidad y con pleno entendimiento de las ventajas que traería a los trabajadores la ratificación del convenio 175 de la OIT, encuentre un camino para  llegar al diálogo, la negociación y el  consenso de los distintos grupos en beneficio de nuestro país.

Asimismo, le propongo que plantee un proyecto piloto  como lo hizo Honduras bajo el modelo de “programa especial de emergencia de carácter temporal” que buscaba apoyar la economía del país en momentos de crisis económica, para que de esta manera se mida el impacto que podría traer a nuestra economía;  pensando que ocurrirá lo mismo que en nuestro país vecino que luego del piloto en enero 2014 aprobó la ley de empleo por hora, la cual hoy beneficia a miles de personas con un trabajo.

Andrea Vides

Guatemalteca, periodista desde hace 11 años. Apasionada por la comunicación. @avides_vgt