Opinion Agexport

La Asesora Legal de la Gerencia de Competitividad de AGEXPORT, Ana Contreras, presenta su columna de opinión publicada en el medio de comunicación Diario de Centro América.

La emergencia sanitaria internacional nos dirige hacia una normalidad y adaptación que todos debemos afrontar. Las empresas no son la excepción, y a partir de ahora, tanto para la reapertura como para la continuidad de sus operaciones, deberán de fortalecer sus capacidades y cumplir con todas las medidas preventivas para mitigar los riesgos de contagio por con COVID-19, como un compromiso de negocio responsable ante sus grupos de interés como colaboradores, gobierno, clientes y proveedores.

A partir de mayo, se han aprobado distintos instrumentos normativos para una reapertura condicionada. Estas disposiciones fueron dictadas para quedarse con observancia a largo plazo y son parte de las tendencias y requisitos de los mercados nacionales e internacionales, y de los consumidores, incluso después de la crisis.

Las medidas de protección de la salud se van a demandar para generar confianza en la compra de los productos y servicios en sectores como el turismo, alimentos y bebidas, vestuario y textiles, agrícola, pesca y acuicultura, entre otros.

En el caso de las normas de salud pública, se publicó el Acuerdo Ministerial No. 146-2020, donde se autorizó la Estrategia Nacional de Control de la Epidemia de SARS COV-2 y Condicionada de Confinamiento, la cual estableció medidas de carácter obligatorio de cumplir por las empresas para la prevención y control en el marco de la nueva normalidad.

Además, a través del Acuerdo Gubernativo No. 79-2020 el Ministerio de Trabajo y Previsión Social implementó nuevas normas complementarias de salud y seguridad ocupacional para la prevención y control de brotes SARS COV-2 en los centros de trabajo.

La regulación de las condiciones generales de gestión y prevención de riesgos laborales en los lugares de trabajo son requerimientos que surgieron desde el 2015, sin embargo, en el marco del contexto actual las entidades deberán incorporar a sus planes de salud y seguridad ocupacional un apartado que contenga la estrategia de prevención y control de brotes de SARS COV-2, bajo lineamientos específicos de estos cuerpos normativos.

La implementación y aplicación de medidas sanitarias y de prevención adecuadas a cada sector productivo permitirá reducir el riesgo de contagio en las empresas.

Si desea mayor información sobre las asesorías envíe un correo electrónico a: competitividad@agexport.org.gt

Ana Contreras
Ana Contreras
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.