FUNDARVEJA se consolida como brazo social para las familias productoras de vegetales de exportación

264
0
FUNDARVEJA se consolida como brazo social para las familias productoras de vegetales de exportación

Durante este año la Fundación Nacional de la Arveja (FUNDARVEJA) abordó de forma integral sus tres ejes de trabajo: educación en salud, en nutrición y en saneamiento ambiental, promoviendo el desarrollo integral de los productores y de las familias que se dedican al cultivo de arveja y vegetales de exportación. Sin embargo, con la emergencia provocada por la pandemia, a partir de la última semana de marzo y hasta mediados del mes de diciembre, se donaron 330,472 libras de frutas y vegetales a diferentes instituciones gubernamentales como Policía Nacional Civil, Plan Nutricional “Niños Saludables” de la Municipalidad de Guatemala, Obras Sociales de las Municipalidades de Ciudad Vieja, Chuarrancho y otras entidades de beneficencia. 

“La pandemia del coronavirus impactó a todas las cadenas productivas y los productores de arveja y vegetales no fueron la excepción. Por lo mismo, reenfocamos nuestro apoyo e incidencia para proyectarnos hacia los grupos más necesitados y durante la crisis sanitaria, a los productores más afectados del altiplano central, se les donaron 618 raciones de víveres y productos de primera necesidad beneficiando a 3,090 personas de 13 comunidades en Patzún, Chimaltenango y Santa María de Jesús en Sacatepéquez. También entregamos más de 11 mil mascarillas y 550 galones de jabón en gel en comunidades remotas de Patzún, las cuales se caracterizan por ser regiones productoras de arveja china y vegetales de exportación”, mencionó Eduardo Calderón, director operativo de FUNDARVEJA.

El Comité de Arveja y Vegetales de AGEXPORT alcanzó un logro importantísimo durante el 2020, que fue el haber asumido una Política de Responsabilidad Social Empresarial Internacional, la cual tiene lineamientos para que las empresas asociadas puedan generar una comunicación fluida con las comunidades, establecer procesos de diálogo y resolución de conflictos y, sobre todo, se fortalezca la cadena de valor para implementar buenas prácticas que promuevan familias y entornos más saludables.

“Estamos convencidos que vamos por buen camino y pese a la pandemia continuamos con nuestra misión, ya que durante este tiempo también pudimos apoyar a 3 puestos de salud en las comunidades El Cojobal, El Sitio y Las Camelias en Patzún, donándoles eco-filtros, pintura, láminas, jabón, una bomba para agua y transfiriéndoles protocolos de salud e higiene en idiomas español y Kaqchikel, para informar sobre cómo proceder para identificar los síntomas y las medidas de prevención ante el Covid-19”, agregó Calderón.

De igual manera y con el fin de beneficiar y hacer felices a más de 900 niños de las zonas productoras de arveja y vegetales, FUNDARVEJA impulsó la campaña “Una Navidad sin frío”, y gracias al comité de arveja y vegetales, empresas socias y donantes particulares, fue posible entregar: suéteres, chalecos, juguetes y golosinas para que las fiestas de fin de año tuvieran un significado más próspero para las familias del altiplano. 

A la fecha, el 85% de la arveja, ejote y mini vegetales se cultivan en Chimaltenango, Sololá, Sacatepéquez y el 15% restante en El Quiché, Baja Verapaz, Jalapa, Huehuetenango y San Marcos. Lo cual representa alrededor de 60 mil empleos directos y más de 3 millones de jornales al año, que permiten exportar vegetales de alta calidad y con controles estrictos de inocuidad a los mercados más grandes: Estados Unidos (65%), Europa (30%) y Centroamérica y Asia con 5%.

Plan 2021: Mejorar la calidad de vida de productores y su cadena de valor

FUNDARVEJA continuará desarrollando actividades enfocadas en la mejora de la calidad de vida de los productores y sus familias, haciendo énfasis en la consolidación de sus tres lineamientos estratégicos: salud, nutrición y saneamiento ambiental, que permitirán un apoyo integral a las familias productoras.

También apoyarán distintos esfuerzos para alcanzar y/o mejorar objetivos de desarrollo sostenible en las distintas comunidades atendidas, teniendo como grupos de atención primarios: la familia rural productora de vegetales y la mujer, como pilar fundamental de la familia, para lograr un desarrollo comunitario integral y sostenible.