Opinion Agexport

El Director de la División de Desarrollo de AGEXPORT, Iván Buitrón, presenta su columna de opinión publicada en el medio digital Perspectiva.

Una parte de Guatemala está como está por el tremendo esfuerzo y trabajo cotidiano de cientos de miles de guatemaltecos emprendedores, hombres, mujeres, jóvenes, la mayoría informales (porque ser formal es complicadísimo y caro), asociaciones de productores, cooperativistas, la micro, pequeña, mediana y la gran empresa, etc. Todos contribuyendo a que los indicadores macroeconómicos del país se mantengan estables, aunque empiezan a decrecer aceleradamente. La otra parte de Guatemala, la mayoritaria, sigue en condiciones de pobreza y pobreza extrema que se agrava día a día.

Los tiempos en nuestro planeta cambian aceleradamente, y esto nos obliga a tomar medidas urgentes que incluyen aspectos claves como la innovación, eficiencia, rapidez, escala, sostenibilidad, calidad de vida entre otros. Para esto es urgente recuperar la institucionalidad pública, inversión en infraestructura, modernización agrícola, incorporar la variable de mitigación y adaptación a los impactos del cambio climático. Una muestra directa del impacto que un fenómeno natural puede ocasionar en una población en pobreza extrema es la devastación que ocasionó el huracán Matthew en Haití.


Hay actores estratégicos que le están fallando gravemente al país. El servicio público representado por la institucionalidad que gobierna y opera el desarrollo de Guatemala está en una tremenda crisis. A pesar de lo positivo de los cambios, hoy día nos sigue sorprendiendo la magnitud de los hechos y la falta de creación de oportunidades para las familias rurales.


No puedo dejar de mencionar el lamentable ejemplo de hasta donde han caído los valores del servicio público, el caso de “El Bodegón”. Cómo se dice, llora sangre que con los escasos fondos que se destinan a las comunidades, con los fondos del “Programa Hambre Cero” y cuyo destino son las familias más pobres y necesitadas de Guatemala, pase lo que pasó.

Los Ministerios están obligados a coordinar de urgencia un plan país y las inversiones en proyectos de infraestructura productiva, social, económica y ambiental. Estas inversiones deben ser coordinadas y ejecutadas en base a las principales potencialidades de cada territorio y en alianzas públicas-privadas y de cooperación, sentados los actores que generan desarrollo en una misma mesa.

La política clientelar ha sacrificado el desarrollo país, cada quién apuesta por su propio beneficio y esto no suma al desarrollo de Guatemala. Sergio Fajardo, exalcalde de Medellín nos dio en el ENADE una gran demostración de cómo la educación de “CALIDAD” es la clave para el desarrollo de un pueblo. A las comunidades hay que llevarles el conocimiento de la más alta calidad, infraestructura de la mejor y sobre todas las cosas, espacios de encuentro, cultura, esparcimiento para mejorar la calidad de vida, para forjar un pueblo orgulloso y digno.

Colombia salió de su proceso de paz y saldrá sin duda nuevamente, porque a diferencia de Guatemala, la institucionalidad pública de Colombia nunca fue destruida, lo primero que hicieron fue rescatarla y fortalecerla, los servicios públicos de Colombia son envidiables. (Gobierno Electrónico).

Excepto en la SAT, MP, Finanzas y Organismo Judicial, no vemos procesos serios de cambio y re-ingeniería en los principales ministerios ligados al Desarrollo para el país. Seguimos escuchando el argumento de no hay fondos, sin embargo, todos los presupuestos están rebosantes y sub-ejecutados.

 La economía del parche nos está matando literalmente, si no veamos las estadísticas alarmantes de mortalidad natal, y otros indicadores dramáticos cómo la desnutrición. Necesitamos inversiones estratégicas que generen empleo e ingresos en base al mayor potencial de las principales cadenas de valor.

El gasto del presupuesto no genera oportunidades claras de mejora para la población. Los sindicatos estatales no se pronuncian nunca por resultados institucionales, sólo defienden ser los empleados más privilegiados e improductivos de América Latina, algo no está funcionando. Se le sigue inyectando fondos a un sistema obsoleto que tiene que cambiar urgentemente. Más de lo mismo no cambia nada.

Guatemala es un país maravilloso, multicultural, con recursos humanos y naturales que cualquier país se los quisiera tener, es el momento de la unión y la apuesta por un proyecto país como el que todos soñamos.

Andrea Vides
Andrea Vides
Guatemalteca, periodista desde hace 8 años. Apasionada por la comunicación. @avides_vgt
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.