Opinion Agexport

Los migrantes representan una oportunidad invaluable para el desarrollo de Guatemala.

Recientemente tuve la oportunidad de participar en la 10a. cumbre del Foro Global de Migración y Desarrollo. Esta cumbre fue un espacio que reunió a representantes de Gobierno, organizaciones de la sociedad civil y de empresas privadas para abordar temas referentes a migración y la generación de desarrollo en países emisores y receptores de migrantes. Además, se compartieron experiencias, iniciativas público-privadas y casos de éxito de emprendimientos de migrantes que contribuyeron a generar mayores oportunidades para acoplar a los migrantes a las sociedades.

La migración para Guatemala no es un tema que pueda pasarse por alto. Son no menos de tres millones de guatemaltecos los que residen en el extranjero, principalmente en Estados Unidos. Su trabajo genera sustento a muchísimos guatemaltecos, enviando no menos de US $7 mil millones anuales a sus familiares en el país.

Sin embargo, políticas actuales de países como Estados Unidos afectan este panorama, deportando solamente el año pasado no menos de 35 mil guatemaltecos. Esto nos obliga a replantear nuestras estrategias de crecimiento económico para prepararnos ante este escenario; pero además representa una oportunidad única para el desarrollo empresarial.

La recepción de migrantes retornados abre las puertas al impulso de una amplia gama de industrias, si Guatemala se prepara y adapta adecuadamente. Los migrantes, durante su estadía en su país de destino, adquieren habilidades como dominio del idioma inglés, exposición a tecnologías distintas y más sofisticadas, habilidades de servicio al cliente, adaptación a ambientes culturales distintos, por nombrar algunas. Además, disponen de recursos financieros producto de su trabajo en el exterior, que pueden potencializarse para generar importantes emprendimientos.

En fin, es un hecho que los flujos de deportaciones continuarán en los siguientes años y le queda al país la tarea de adecuarse para vislumbrar en esto una oportunidad más que una amenaza, tanto con políticas de Estado como con la participación del sector privado. Se requiere que las empresas jueguen su rol crítico en el desarrollo de sistemas de administración de migrantes, generando las oportunidades laborales que permitan aprovechar de mejor forma sus destrezas y sus nuevos conocimientos adquiridos.

Ricardo Rodriguez
Ricardo Rodriguez
Apasionado por Guatemala. Economista, enfocado en comercio exterior y competitividad.
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.