Opinion Agexport

El Director de SOFEX de AGEXPORT, Edgar Santos, presenta su columna de opinión publicada en el medio digital República.GT.

El mes pasado tuve la oportunidad de estar en la Universidad internacional de la Florida en una certificación de transformación digital, en este foro participamos cerca de 40 profesionales entre empresarios y gerentes de más de 10 países de Latinoamérica, el objetivo principal de la certificación fue buscar cómo aprovechar los nuevos modelos de negocio que la tecnología de la información nos permite crear, no se trata de tener un App móvil, un chatbot, un robot, sino de cómo mejoramos la calidad de vida de nuestros clientes resolviendo problemas y llenando necesidades insatisfechas.

Discutimos como en los países de Latinoamérica los taxistas se quejan de Uber que según ellos es competencia desleal, entre los temas discutidos importantes es que los negocios tradicionales no saben como competir con estos nuevos modelos de negocio, las huelgas y las agresiones contra personal de Uber son solo una muestra de la incapacidad que tienen de competir contra un servicio mejorado, más seguro, barato, conveniente y eficiente.

Parte de lo que tratamos es el origen de las grandes innovaciones, Uber, Netflix,  Alibaba, Amazon entre otras estas se dan en regiones diferentes a Latinoamérica, entre los puntos importantes discutidos es que en Latinoamérica en general se castiga el fracaso, cuando alguien emprende y fracasa el mercado lo tacha de ser un total fracasado que va a marcar a todas sus generaciones, donde por el contrario, en muchos países de primer mundo el fracaso es algo que se busca gestionar, el fracaso es aprendizaje, se tienen términos como que si vas a fracasar que sea rápido y que aprendas nuevas formas de hacer las cosas, Tomas Edison tuvo que hacer  miles ensayos antes de inventar la bombilla incandescente base de la energía eléctrica actual pero este proceso lo hizo tener 1,093 patentes.

Así que considero que debemos buscar desde la academia como incentivamos y enseñamos la gestión del fracaso, que las personas y las empresas tienen que estar dispuestas a presupuestar que exista un fracaso en los nuevos proyectos, pero la gran recompensa de la constancia, disciplina y aprendizaje constante trae grandes retornos de inversión que nos hará crear nuevos modelos de negocio resolviendo problemas globales inventados desde Latinoamérica.

Edgar Santos
Edgar Santos
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.