Opinion Agexport

Acostumbrados a resaltar todo lo malo que pasa en Guatemala, a veces olvidamos y no reconocemos todo lo que se ha logrado en los diferentes sectores del desarrollo económico del país. Dejamos de ver las múltiples oportunidades que Guatemala ofrece para generar un desarrollo integral, como el que todos soñamos.

Sin olvidarnos de la urgente necesidad de revertir los indicadores de pobreza e inequidad y el combate a la corrupción, tenemos que comenzar a generar una cultura de cambio que nos permita disfrutar el vivir en un país megadiverso, multicultural, con una población emprendedora, con paisajes espectaculares y sitios de calidad mundial.

Somos el país líder en crecimiento económico en la región Centroamericana. La ubicación geográfica, el clima, los recursos naturales, hacen de Guatemala un país de grandes oportunidades. Al mismo tiempo, cientos de miles de hombres, mujeres y jóvenes están buscando una oportunidad de lograr un empleo que les genere ingresos dignos y sostenibles.

De la crisis una oportunidad. El agotamiento de los recursos naturales del planeta es una situación que genera cambios en las tendencias de los consumidores y por lo tanto cambios en la forma de producir bienes y servicios que respondan a estas nuevas tendencias. Los consumidores se preocupan cada vez más por el origen de los productos, exigen productos verdes, con trazabilidad, certificados, con denominación de origen, con huella ecológica.

Esto abre una enorme puerta de oportunidades a Guatemala, que tiene una fuerte experiencia en la producción de productos no tradicionales para satisfacer nichos de mercados especializados en las principales regiones del mundo.

Las empresas que quieran mantener el interés de quienes consumen sus productos, bienes o servicios, tendrán que incorporar con mucha fuerza el tema de la gestión ambiental empresarial, cuidando que la cadena de valor de su producto o sector, cumpla con los nuevos estándares ambientales, sociales y empresariales.

Es una buena oportunidad para renovarse, innovar y comenzar a pensar en los productos del futuro. Hace poco asistí a la clausura de un Curso de Eficiencia Energética con la participación de 25 empresas, cuyo testimonio coincide con la importancia de incorporar la gestión empresarial ambiental en su visión y como parte de su estrategia.

La gestión ambiental empresarial aumenta considerablemente la competitividad de la empresa, minimiza el impacto ambiental que genera la empresa. El incorporar buenas prácticas ambientales, le genera beneficios directos a corto, mediano y largo plazo.

Un factor importante a tomar en cuenta son las restricciones que ya comienzan a implementarse en los principales mercados internacionales, exigiendo mayor trazabilidad, sellos y certificaciones que comprueben que el producto que ingresa a estos mercados contribuye a una gestión ambiental responsable.

La sostenibilidad ambiental de la empresa se basa principalmente en el equilibrio de 3 variables, manejo adecuado de los recursos renovables, bienestar social de los empleados y la comunidad y el desarrollo económico de la empresa.

Andrea Vides
Andrea Vides
Guatemalteca, periodista desde hace 7 años. Apasionada por la comunicación. @avides_vgt

Te gustaría recibir las últimas noticias del Sector Exportador guatemalteco, Suscríbete a nuestro Newsletter