Opinion Agexport

El Director de la División de Desarrollo de AGEXPORT, Iván Buitrón, presenta su columna de opinión publicada en el medio digital Perspectiva.

A pesar que no nos cansamos de repetir que Guatemala es un país privilegiado por su cultura, su gente, sus recursos naturales, su posición geográfica estratégica, su clima, sus paisajes maravillosos y su riqueza multicultural, todo lo que un país necesita para ser exitoso, la CEPAL nos acaba de colocar como el penúltimo país más pobre en el índice de pobreza en Latinoamérica 2017, nos supera Haití y le ganamos a Honduras!!.

Lo que nos está pasando ya cae en los límites de lo absurdo, sin ánimos de parecer un pesimista puritano, hay mínimos que hay que respetar en términos de lo ético y necesario para lograr una convivencia pacífica y para el objetivo común de construir un país en donde se viva bien y todos tengan acceso a oportunidades de lograr una vida digna.

Para poder construir la Guatemala exitosa del futuro tenemos que estar claros de cuál es nuestro punto de partida, nuestra línea de base para proponernos construir paso a paso la Guatemala que todos soñamos.

Una breve aproximación a esta línea de base nos dice que, a pesar de la situación crítica, la economía todavía (aunque ya empezó a declinar) se mantiene estable. No hay duda que los guatemaltecos/cas son personas emprendedoras y pujantes. No hay duda que Guatemala tiene una buena base en un sector privado (que incluye desde las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas) en constante evolución.

Se mantienen un crecimiento positivo en exportaciones diversificadas. En un sector informal que necesita urgentemente el apoyo para formalizarse, tributar y obtener incentivos y apoyos para seguir aportándole al desarrollo país.  Un país estable también en base al talento chapín en el exterior, que le devuelve miles de millones de dólares en remesas.

Sin embargo, no hay que engañarse, la situación es grave. En el recientemente criticado indicador Doing Business (Por lo que el BM manipuló el indicador con Chile) Guatemala estaba en el puesto 88 en el 2017 y bajó al 97 en el 2018. En el índice de competitividad Global del Foro Económico Mundial el país bajó del puesto 78 en el 2016-2017 al puesto 84 en el 2017-2018. En el índice de desempeño logístico del Banco Mundial vivimos una tragedia. En el 2014 estábamos en el puesto 77 y en el 2016 bajamos al 111. Esto sin lugar a dudas desincentiva la inversión, condición vital para el desarrollo económico de cualquier país.

Ningún país se puede desarrollar sin generar empleo e ingresos. Tampoco se puede tener una economía sólida sin INFRAESTRUCTURA, sin carreteras, puertos y aeropuertos de clase mundial. La infraestructura productiva de nuestra querida Guatemala está en sus peores momentos. Si, porque la cultura del bacheo y el maquillaje (que no duran ni 6 meses) anulan la competitividad. Necesitamos nuevas carreteras, como la VAS, esa es la calidad mínima de las carreteras que necesitamos, en otros países de la región ya incluyen ciclovía, iluminación solar.

Otro factor crítico en la línea de base es el estado de la Educación en Guatemala, hay inmensos retos por superar, la infraestructura es lamentable, y de la calidad mejor ni hablar, cómo podemos esperar un mejor país si la educación de nuestras futuras generaciones está en una crisis permanente producto de los chantajes, corrupción, el des-interés por generar un sistema de educación modelo para las generaciones del futuro.  Con la política clientelar, con la currícula desactualizada, no estamos preparando las competencias que necesita la sociedad, industria y la producción para generar un empleo digno y sostenible.

Otro factor crítico, la Salud. Está en uno de sus peores momentos, sólo basta ver los indicadores de desnutrición, pobreza, situación hospitalaria y de atención, para que entendamos que la situación es grave, en términos de prevención, atención primaria y obligatoria, vacunación, acceso a la salud!!.

Son retos inmensos que hay que abordarlos por fases, con acciones directas, sin demagogia. No hay duda que se necesitan cambios urgentes para reducir los índices críticos de pobreza. Se requiere de reducir el gasto del exceso de la planilla del personal del Estado, priorizar inversiones, una estrecha coordinación interinstitucional, e inversiones público privadas que prioricen la generación de empleo. No va a ser fácil salir del indicador de pobreza si seguimos como estamos.

En las visitas constantes que realizamos a municipios y regiones del país, vemos un gran deseo de la gente de salir adelante a través de acceso a oportunidades, emprendimientos y deseos de formación de competencias que les permitan generar ingresos para tener una vida digna, por eso necesitamos trabajar juntos, evitar la polarización y generar juntos las oportunidades para construir un futuro prometedor!!

Ivan Buitron
Ivan Buitron
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.