Opinion Agexport

La Gerente  de Competitividad de AGEXPORT, Claudia de Del Águila. presenta su columna de opinión publicada en el medio de comunicación Diario de Centro América.

Guatemala tiene un alto potencial para convertirse en un hub logístico de la región. ¿Qué implica ser un hub logístico y qué condiciones tendrían que darse para que sea una realidad? 

Un factor importante es la infraestructura que debe existir en condiciones óptimas. Infraestructura de carreteras, puertos, aeropuertos, líneas aéreas, agencias de carga, navieras, transporte, centros de distribución, zonas francas, bodegas para manejo de carga seca y refrigerada, aduanas, operadores logísticos, eficiencia en los procesos, mejor si son automatizados; recurso humano especializado y, por supuesto, exportadores e importadores que hagan uso de este.

El sur del país puede convertirse en un hub logístico. El sur, unido a departamentos relativamente cercanos, como Chimaltenango, Sacatepéquez, Retalhuleu y Quetzaltenango, en los cuales se producen y elaboran productos como frutas, pesca, hule, plantas ornamentales, maquila de ropa y vegetales, se pueden beneficiar de contar con un hub logístico. 

Además, los productos que se importan vía aérea y que tienen como destino final estos departamentos. Este proyecto generaría más actividad económica y comercial con la creación de más empleos formales con mejores ingresos para los guatemaltecos, apoyando en la reducción de los altos índices de informalidad en el país.

Algunas razones de estos beneficios son el acceso y manejo de carga marítima a través de la Portuaria Quetzal y APM, el desarrollo del Aeródromo de San José para el fomento de turismo que el Inguat está desarrollando y un proyecto que se está trabajando para que, además de pasajeros, dicho aeródromo maneje carga de exportación e importación en un futuro cercano. 

Además, el nuevo libramiento de la autopista Palín-Escuintla vendría a dar más viabilidad al proyecto.

Un aspecto importante de este proyecto es la descentralización en el envío de carga de exportación e importación, evitando el ingreso en la ciudad, con el respectivo impacto en tránsito y reducción de tiempo. 

Los aviones cargueros podrían levantar más carga por la altura a la que se encuentran, con mejoras en la eficiencia y tarifas más competitivas. Según números preliminares, se podría iniciar con un avión de carga 757-200, con capacidad para levantar 40 mil kilos de mercancía.

Este esfuerzo requiere del apoyo y coordinación de actores públicos y privados, quienes ya están manos a la obra.  Iniciativas como estas son las que Guatemala necesita para salir adelante y generar más oportunidades de empleos formales para los guatemaltecos, sobre todo en el interior del país.

Claudia Del Aguila
Claudia Del Aguila
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.