Opinion Agexport

Para Ana el tener una oportunidad de empleo significó dejar el hacinamiento y el ambiente de violencia familiar y tener la oportunidad de una mejor vida para ella y para su hijo de 3 años.  Hoy gracias a este trabajo, José su hijo tiene acceso a una guardería,  educación, alimentación y techo.  Ella ha podido obtener un lugar seguro para vivir, tener la satisfacción de lograr cubrir las necesidades de su hijo e iniciar un camino hacia sus sueños: tener una educación universitaria.

Para Roberto el poder trabajar significa desempeñar su rol de jefe de hogar, proteger a sus hijos y cuidar de su esposa.

Para María el trabajo es la única forma de poder comprar las medicinas para su hijo diabético.

Para Moisés el trabajar es el camino hacia su casa propia, será el primero de su familia que tiene un bien inmueble.

Podría continuar en una lista interminable de lo que para muchos representa un trabajo y todos tendrían un común denominador: la relación con la subsistencia.  Tan claro y sencillo como esto: si no hay trabajo no subsistimos.  Y si no hay empresas no hay trabajo.  Si no hay inversión no hay empresas.

Entonces si es tan sencilla la ecuación, tan fácil de entender ¿qué estamos haciendo con el país al desincentivar la inversión, al crear un ambiente propicio para la fuga de capital?

Solo estamos generando potencial desempleo con todas sus consecuencias, económicas y sociales.  Marcando un camino claro hacia la constricción de la economía, y el aumento de la pobreza.

En serio que no lo termino de entender, no me cabe en la cabeza que nuestros legisladores y gobernantes:

  • NO tengan en cuenta la importancia que la inversión extranjera directa (IED) y la reinversión local tienen para un país en desarrollo como el nuestro. La IED no solo es una fuente importante de financiamiento externo privado que permite aumentar los recursos para la formación de inversiones y la formación de capital, sino que es además un recurso de capacidad técnica, de trasferencia tecnológica, innovación, gestión y comercialización; y por supuesto de empleo.
  • NO visualicen la competencia que hay en el istmo por lograr que estas inversiones se queden en cada país, porque generan riqueza. Mientras los otros crean  incentivos a la inversión (ver cuadro: programas de incentivos a la inversión en Centroamérica), desburocratización de procesos y tasas de cambio atractivas a la inversión; nuestro país hace todo lo contrario.
  • NO se den cuenta que si promueven la generación de empleo se inyecta a la economía dinero en consumo por salarios, lo cual no solo aumenta la recaudación fiscal sino tiene incidencia al generar crecimiento en todo el ciclo económico. No hay porque perjudicar los procesos productivos sino todo lo contrario.
  • NO se den cuenta que este es el momento menos adecuado para hacer cualquier tipo de propuesta fiscal, cuando el pueblo guatemalteco está cansado de ver malos manejos del presupuesto de la nación. Dolido del asalto a las arcas del estado.  Hastiado de  la situación de la salud, seguridad y gasto público.

Mientras nosotros como país seguimos sin tenerlo claro, y desmotivamos a diestra y siniestra los sectores productivos, otros son los grandes ganadores de la silenciosa fuga de capital que ya empezó a ocurrir.

Los esquejes de pascua ya se fueron hacia El Salvador,  las empresas de servicios han iniciado la migración de sus crecimientos a Colombia,  Honduras,  Belice, República Dominicana y Nicaragua. Gran cantidad de productos de manufactura han disminuido su producción local…

Y los miles de guatemaltecos que necesitamos trabajar,  que tenemos todo el deseo de luchar para salir adelante y dignificar nuestra vida con un trabajo,  perdemos una vez más la esperanza de una oportunidad de una mejor vida.

Como lo dije hace unos artículos: Es nuestro deber como ciudadanos responsables exigir a nuestros legisladores y autoridades, políticas publicas congruentes con las necesidades del país y su crecimiento económico, asimismo es  nuestro deber promover desde nuestras empresas e industrias,  acciones que incrementen la inversión y el crecimiento de la clase trabajadora.

Señores gobernantes esto no se arregla con lágrimas y tragedia esto se arregla con decisiones congruentes para incentivar la competitividad, para llevar al país y su gente hacia un mejor futuro; con eficiencia en el gasto público y con desburocratización del estado.  Los hemos elegido para actuar por la cosa pública, no para verlos en una actuación pública.

Andrea Vides
Andrea Vides
Guatemalteca, periodista desde hace 7 años. Apasionada por la comunicación. @avides_vgt

Te gustaría recibir las últimas noticias del Sector Exportador guatemalteco, Suscríbete a nuestro Newsletter