Opinion Agexport

por FannyEn un foro con las autoridades del Banco de Guatemala hace 4 días, los exportadores analizábamos con mucho interés la situación económica de Guatemala y en particular el comportamiento del tipo de cambio, variable  de gran importancia, por ser uno de los ingredientes que  impacta la competitividad.

Los exportadores estamos en una búsqueda  incansable de esa  competitividad de la producción guatemalteca para poder tener éxito en las ventas al exterior, las cuales como hemos dicho en muchas oportunidades son la única salida para generar la cantidad de empleos tan grande que necesita el país, dado que la población crece a una de las tasas de natalidad más altas del continente y cada año tenemos más patojos buscando trabajo, sumados a los que en años anteriores no se lograron ubicar.

Como el Banco maneja la política monetaria, cambiaria y crediticia nos explicaban la interrelación que hay entre ellas y como entre unas y otras se influye en la estabilidad macroeconómica donde la meta de mantener la inflación bajo control con metas especificas ocupa el papel central y que, el tipo de cambio con las herramientas que se utilizan, ha alcanzado un buen grado de predictibilidad.

La  conclusión desde el punto de vista de los exportadores, al discutir el valor de la moneda frente al dólar en la búsqueda de la competitividad es que, si bien la mezcla del uso de herramientas de política económica, pueden en algún momento favorecer  las importaciones en desventaja de las exportaciones, las consecuencias  que tendría una inflación alta, al no poder los empresarios predecir el comportamiento de sus costos de producción para realizar sus inversiones, tiene  consecuencias muy negativas. Un dato que quiero compartirles es que la inflación en Venezuela alcanza ya el 65%.

Lo anterior nos llevo a  preguntarnos entonces,  ¿cuáles son los grandes temas que están impidiendo a fondo el crecimiento económico de Guatemala? Aquí es donde aparece además de la educación, el tema de  la inversión  tan baja  que tiene el país y la urgencia de pasar del 16% actual a colocarla en un 25%. El activar la inversión tanto pública como privada  impactaría en 1% el crecimiento del PIB. El FMI ha sido contundente al decir que “Con marcos de política macroeconómica más sólidos sirviendo como ancla, las reformas  deben apuntar a incrementar la inversión doméstica y acelerar la creación de empleo, lo cual es esencial para  el crecimiento sostenido y reducir la pobreza en la región”.

Es  urgente reactivar la inversión nacional, motivar, incentivar el surgimiento de nuevas empresas, mejor si es en el interior del país. Una de las herramientas que  el gobierno actual ha trabajado es la Ley de fomento a la Inversión y el empleo la cual al día de hoy, está en manos del Congreso aprobar. Se ha dicho que el día de mañana es la última sesión previa a lo que distraerá la atención de todo el mundo y ya que nuestra selección no participa en el mundial, al menos podríamos meter un buen gol a favor del crecimiento económico y la generación de empleo aprobando esa Ley.

Redacción AGEXPORTHOY
Redacción AGEXPORTHOY
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.