Opinion Agexport

La Jefe de Competitividad y Acceso a Mercados de la Gerencia de Competitividad de AGEXPORT, Vera Calderón, presenta su columna de opinión publicada en el medio de comunicación Diario de Centro América.

Cuando se habla de creación de empleo formal, indiscutiblemente existe un consenso nacional de la prioridad de desarrollar estrategias efectivas para lograrlo.

En la actualidad, la economía informal es de tal magnitud, que abarca a 4.8 millones de guatemaltecos, es decir el 69.7% de la población económica activa, que se incorporan a este fenómeno no por elección, sino como consecuencia de la falta de oportunidades en la economía formal y por la necesidad de contar con medios para subsistir. Esta realidad se agrava cada vez más en el interior de la república y la incorporación de 200 mil jóvenes que cada año empiezan a buscar trabajo y sólo 20 mil encuentran uno en la economía formal; el resto se queda en la informalidad.

La integración a un empleo formal abarca el reconocimiento y respeto de una relación laboral al amparo del marco legal e institucional, ingresos de los trabajadores, prestaciones y seguridad social que incluye cobertura médica, maternidad, jubilaciones, entre otros.

Pero la dinámica de la formalidad del mercado laboral tiene otras dimensiones.  Significa aumentar el número de consumidores, ya que una persona que obtiene más ingresos realiza compra de bienes y servicios como alimentos, telefonía, electrodomésticos, vestuario, educación, vivienda, recreación, vehículos, por mencionar solo algunos ejemplos. Todo esto a su vez, genera más actividad productiva, nuevos negocios, más empleos, y todo un efecto positivo en la recaudación y la economía en su conjunto.

Una de las herramientas que de forma inmediata detonaría la creación de nuevo empleo formal en Guatemala, es la implementación del trabajo a tiempo parcial, alrededor de actividades productivas y de servicios que abren la oportunidad a trabajadores, -principalmente jóvenes, amas de casa, profesionales- que demandan también una flexibilidad en la modalidad de contratación.

Por ello, la aprobación del reglamento para aplicar el Convenio 175 de la Organización Internacional del Trabajo, es un legado que las actuales autoridades pueden aportar a la formalización del empleo y al crecimiento económico sostenible de nuestro país.

El acceso a un empleo formal es un derecho y una oportunidad que todos los guatemaltecos merecemos tener.

Visite el Observatorio de Competitividad del Sector Exportador: www.competitividad.gt

Andrea Vides
Andrea Vides
Guatemalteca, periodista desde hace 9 años. Apasionada por la comunicación. @avides_vgt
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.