Opinion Agexport

En diciembre del año pasado, el mundo entero se reunía en Bali, Indonesia para llegar a acuerdos sobre cómo hacerle la vida más fácil a todos aquellos que producen, venden, importan, exportan, especialmente a los pequeñas y medianas empresas que están en los países no desarrollados como Guatemala. Lo que uno se pregunta es ¿por qué 157 países llegan a compromisos de cómo van a facilitar el comercio?…porque está demostrado que quien produce, crea negocios, crece, elimina pobreza y se desarrolla a través de la creación de empleos, especialmente para los jóvenes los de los países más pobres. Vale decir que Guatemala también asumió esos compromisos de facilitar, en el marco de la OMC.

El viernes anterior,  este diario comunicó el triste informe de los “ninis”, los que ni trabajan ni estudian. La edad promedio de todos los guatemaltecos es 19 años, es decir que la mitad de la población es joven demandando oportunidades de trabajo que no existen. En Guatemala el 20% de los patojos entre 15 y 19 años  y el 30% de los que están entre 20 y 30 son ninis… Haga usted números de cuantas de estos muchachos están buscando, pero no encuentran y tampoco estudian porque no tienen con que financiarlo y por ello vagan y se incorporan a los grupos delincuenciales. La pregunta es ¿cómo generar los millones de empleos que se necesitan?. La respuesta no es sencilla pues los empleos los generan las empresas sean estas pequeñas o grandes. Es urgente  atraer la inversión extranjera que instale grandes centros de trabajo, pero también fomentar la inversión nacional. Entiéndase que la inversión puede ser en una moto para servicio de mensajería, una máquina para cortar jardines, un puesto de ventas, un restaurante, un hotel, una plantación o un gran centro de servicios. Todas estas actividades requieren que los costos de operar en el país, los costos de importar insumos o equipos, que les permitan primero establecerse y luego crecer. Sin embargo aquí esta uno de los talones de Aquiles de Guatemala. Formalizar una empresa, pagar impuestos, importar o, exportar es un dolor de cabeza. Como referencia en  Asia, el 21% del crecimiento espectacular de su comercio, está sustentado  en medidas de facilitación.

Como el elefante para volver al país más competitivo es tan grande, hay que comérselo por partes: En este articulo voy a referirme solamente a la facilitación del comercio, que no es más que políticas públicas para implementar informática y  buenas prácticas que faciliten, reduzcan  y simplifiquen los procesos de importación y exportación. Es decir que sea fácil mover un producto desde donde se produce. Veamos un ejemplo, de México viene mucha materia prima, llega a la frontera o al puerto, la cruza y llega a su destino en la fábrica donde se va a transformar en un producto. Luego vuelve al puerto, cruza la aduana y se exporta a Estados Unidos. Hacerlo fácil y barato, significa gestión eficiente, no engorro, no duplicaciones, si posible ni papeles como ya lo hacen otros países. Simpleza  y Transparencia, reduciendo trámites, costos y tiempo.

Aquí la realidad es otra,  intervienen cuando menos 30 personas, pilas de documentos, 200 datos de los cuales muchos se repiten y ello puede significar hasta el 15% del valor del producto y el 40% del tiempo de la gestión… Si comparamos a Guatemala con Panamá encontramos que el costo de importar en nuestro país es de $1500. Guatemala pide 5 documentos más que Panamá, tarda 7 días más y cobra $810 dólares más. La aduana más eficiente del mundo está en Singapur donde se necesitan 4 documentos, 5 días y cuesta $456. Si usted va a escoger donde poner su fábrica que requiere de muchas importaciones, pues la decisión es bastante fácil. Los estudios de los organismos internacionales han determinado que  causa de ello es la no presentación automática de datos, la no coordinación entre instituciones y la no emisión de documentación virtual.

Las oportunidades de Guatemala están en pegarse a suplir las grandes cadenas de abastecimiento mundial, pero ello significa estar a la altura de esos jugadores que exigen eficiencia, agilidad para enviar piezas o partes de un televisor o un celular, ingredientes para alimentos  y rápidamente de regreso al más bajo costo posible. El comercio de insumos crece en el mundo a razón de un 6% y hoy en día el 60% del comercio mundial está integrado por alimentos o equipos  con insumos producidos en un lado, ensambladas o integrados  en otro y, el servicio al cliente prestado desde otro.

La Buena noticia es que  el gobierno de Guatemala se ha fijado como meta para el 2014, ser el país más reformador del mundo para facilitar el comercio, sin disminuir controles ni la seguridad. Medidas modernas como reformar leyes, ventanillas en línea como  la de las importaciones, van a permitir saltar hacia procesos electrónicos que van a dar sus réditos en reducción de costos, tiempo, trámites y transparencia. En mi opinión  esta  ventanilla electrónica para las importaciones  podría ser más agresiva, pues está diseñada únicamente para los trámites no tributarios. Al menos es una luz en el túnel de gran importancia.

Ojala que  la resistencia al cambio de quienes no quieren salir de su comodidad o  por  desconocimiento de hacia dónde va al mundo,  no conviertan en un dolor de parto la tarea de facilitar. Hay que hacerle ganas y salir aunque sea en parte  del engorro, de la burocracia que castiga las oportunidades para los ninis y todos los que buscan un empleo.

Redacción AGEXPORTHOY
Redacción AGEXPORTHOY
¿Te gustaría recibir las últimas noticias?
Suscríbete a nuestro Newsletter
Respetamos tu privacidad.