Opinion Agexport

por FannyEs interesante analizar fríamente  después de que han pasado  10 años  de vigencia de unas herramientas que al momento de su negociación y aprobación desataron temores, expectativas y hasta luchas ideológicas. Algunos recordaran las manifestaciones en las calles anunciando el apocalipsis que iba a provocar si el Congreso aprobaba un Tratado Comercial con el gigante económico del mundo,  dejando a su paso  destrucción de empresas y pequeños productores. Por otro lado estábamos los optimistas que  con más entusiasmo  y positivismo  veíamos una puerta para crear condiciones para seguir creciendo.

Los Tratados de Libre Comercio  son una especie de ventanas que se abren entre los países para  poderse comprar y vender bajo reglas pre establecidas con el objeto de eliminar la incertidumbre  al invertir o hacer negocios. El CAFTA (Central American Free Trade Agriment en inglés), es uno de los tratados comerciales   más importantes que Centroamerica ha firmado en su historia. Estados Unidos sigue siendo el comprador y vendedor más importante de la región. En el año 2002 que es cuando dan inicio las negociaciones que concluyen en el 2004, las relaciones comerciales estaban basadas en la Iniciativa de la Cuenca del Caribe CBI, que ya daba acceso preferencial a los productos guatemaltecos pero, con la constante amenaza de que podía ser eliminado en cualquier momento. Así que, uno de los objetivos para negociar, era salir de esa incertidumbre. El otro, era dar un mejor acceso a productos en los que la región venía creciendo sustancialmente como era el caso del vestuario y textiles.

Al final de cuentas, lo  importante son los resultados, en el 2003 exportábamos US$2,300 millones a los Estados Unidos, la cantidad de productos era reducida. El año pasado las exportaciones ascendieron a   US$3,915 millones, es decir US$1,700 millones de dólares más. El efecto más importante ha sido la diversificación y la entrada de muchas pequeñas y medianas empresas a hacer negocios con USA.

Los alimentos procesados y las manufacturas  han sido los productos que se han ido abriendo paso  con una variedad muy amplia. Guatemala envía $110 millones en vegetales,   $275 millones en frutas, $42 millones en plantas ornamentales y $50 millones en caucho, además de los tradicionales banano y café por montos  de $600 los primeros y $327 en café. Por el lado de las manufacturas, la ropa con  $1,160 millones sigue siendo el producto numero uno de las exportaciones del país. En metales la exportación asciende a US $482, manufacturas de papel US $90.

Otro efecto ha sido una variedad de más de 1,000 productos en cantidades menores pero que suman$ 531 millones adicionales en toda clase de productos como cosméticos, plásticos, productos de limpieza, muebles, artesanías. A lo anterior hay que agregar el crecimiento de la exportación de servicios como centros de llamadas, desarrollos digitales, software, servicios médicos y turismo que suma a la relación comercial y a los ingresos del país producto del comercio.

Estados Unidos por su parte ha crecido en su comercio con Guatemala en trigo, soya, algodón, maíz amarillo y arroz  en  agricultura. En manufacturas productos de la tecnología, químicos, materias primas para la industria, equipos de seguridad,  vehículos de los cuales ya eran un proveedor tradicional.

Los TLC, son una herramienta más para el crecimiento económico que tiene que ir acompañada de esfuerzos por tener productos más competitivos y  promoción tanto de exportaciones como de atracción de inversiones. Los  empresarios han puesto mucho de su parte para encontrar nuevos clientes en Estados Unidos, pero se tiene que hacer mucho más en el campo de la competitividad bajando los costos de transporte y energía y en capacitación del recurso humano.

Redacción AGEXPORTHOY
Redacción AGEXPORTHOY

Te gustaría recibir las últimas noticias del Sector Exportador guatemalteco, Suscríbete a nuestro Newsletter