Guatemala: ¡Nuestra naturaleza arde en llamas!

Guatemala: ¡Nuestra naturaleza arde en llamas!

El Director de la División de Desarrollo de AGEXPORT, Iván Buitrón, presenta su columna de opinión publicada en el medio digital Perspectiva.

Guatemala, país maravilloso llenos de riquezas y oportunidades, la cuna de la civilización Maya, arde en llamas. Sin embargo, todos los años es la misma historia, incendios y quemas por todos lados. Sin planes, sin previsión, sin institucionalidad especializada que tenga presupuestos acordes a la gravedad del problema. Nuestro ejército sin ningún helicóptero que sirva a pesar de que es el país de Centro América que más helicópteros y aeronaves incauta a la corrupción y al narcotráfico. Sin equipos para combatir incendios, seguimos según nos cuentan las noticias, esperanzados en alguna donación. ¿Será que Guatemala no tiene fondos para cuidar su principal tesoro, no tiene fondos para comprar Helicópteros especializados?

Pues si es así, hay que comenzar a reducir los privilegios del aparato burocrático, solo con rediseñar presupuestos, mejorar la calidad del gasto, eliminar privilegios y redestinar los recursos no utilizados o no prioritarios, se podría fortalecer la institucionalidad pública especializada, equiparla, y mejorar su capacidad de respuesta a problemas tan graves como la pérdida de la masa forestal de Guatemala y por lógica la de recarga hídrica del país. Cuidar los bosques y las fuentes de agua de nuestro territorio es esencial y prioritario, no podemos perder la principal fuente de vida y capacidad productiva para los habitantes y la economía de Guatemala.


Tenemos mucha agua, recursos naturales, clima, gente maravillosa. Sin embargo, estamos en medio de una tormenta perfecta negativa. Tenemos agua, pero no se regula su manejo. Hay mucha agua donde no se necesita y poca donde más se necesita. Muchos países nos pueden enseñar que somos muy privilegiados, con un manejo adecuado e inversiones estratégicas, ésta agua puede ser canalizada para uso domiciliar, para uso productivo y comercial de forma sostenible.


Sin embargo, no estamos ni cerca de un abordaje serio del problema. Si bien ya se tiene clara la necesidad de normar la gestión del agua, hay muchos protagonistas y poca acción. Cómo que se está esperando tener la regulación para comenzar a actuar y eso todavía está lejos de concretarse. Hay que actuar ya. No estamos cosechando agua, no construimos reservorios, no la entubamos para agua domiciliar en las zonas donde más se necesita, donde miles de familias y niños tienen enfermedades crónicas por no contar con agua potable, no la canalizamos para producción, no cuidamos las fuentes. La desperdiciamos, la estamos agotando sin prever que actualmente y en un futuro cercano, tendremos serios problemas por el agotamiento y mal manejo del agua.

Guatemala hasta hace poco contaba con un 34.2 por ciento de cobertura forestal, actualmente mantiene una tasa de deforestación anual de 132.137 hectáreas. Ver la degradación del mapa forestal de Guatemala en las últimas décadas es devastador. Tenemos que reforestar de urgencia con planificación, rescatar las cuencas. Nuestro recursos hídrico, bien conservado y manejado, puede generar empleo e ingresos sostenibles. Con inversiones de riego estratégicas, en alianzas con sector privado, se puede sembrar en las tierras fértiles durante todo el año. ¡El 100% de lo que se siembre en Guatemala debe ser riego por goteo, esa debe ser la meta!

Guatemala cuenta con la demanda de los mercados, con la experiencia, la capacidad técnica, la capacidad productiva. Por eso son importantes los incentivos, las políticas y los fondos de estímulo para esta transformación productiva. El mundo demanda alimentos y nosotros podemos proveerlos y generar desarrollo rural integral para la población, que está esperando estas oportunidades.

En Guatemala tenemos el mejor ejemplo de manejo y conservación del bosque, un modelo exitoso a nivel mundial, la Reserva de la Biosfera Maya (RBM). Sabían ustedes que la parte mejor conservada de la RBM es la que está en manos de concesiones forestales comunitarias. Un modelo económico sostenible de conservación y de generación de ingresos y desarrollo económico, con planes de manejo y certificaciones internacionales. La Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) y los líderes y comunitarios de las concesiones, cuidan y gestionan un manejo impecable de los bosques, son un ejemplo de la conservación de este tesoro mundial. La parte que se está quemando es la que no está concesionada a las comunidades locales.

Se dice que la alimentación del mundo depende de América Latina y Guatemala tiene las mejores ventajas comparativas para aprovechar esta oportunidad!. Sabemos hacerlo, produzcamos haciendo un manejo sostenible de nuestros recursos. ¡Hagámoslo bien!

Compartir nota:
Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>